"Fotografía para Todos. Haciendo fácil lo difícil"

Archivo para octubre, 2011

Fotografiar Agua en movimiento

Una de las técnias de fotografía que más atrae a la gran mayoría de los aspirantes a fotógrafo, y a muchos de los profesionales del sector también, son los saltos de agua.

La técnica para la realización de este tipo de fotografías es muy básica. Se resume todo en la velocidad de obturación. El agua pasa ante nuestros ojos con una velocidad deerminada. Si conseguimos registrar la imagen más lentamente que el agua que pasa delante nuestra, conseguiremos este efecto con éxito.

Para ello necesitaremos, por un lado, que nuestra cámara cumpla con una serie de requisitos, y por otro, realizar una serie de ajustes a la hora de hacer la fotografía. Siguiendo estos criterios y con un poco de práctica, conseguiremos unas fotos tan espectaculares como las de los saltos de agua y corrientes que vemos en las revistas.

 

CONTROL MANUAL SOBRE LOS PARÁMETROS DE LA CÁMARA.-
Y es que para este tipo de fotos no sirve cualquier cámara. Da lo mismo que se trate de una cámara réflex o una ultracompacta. No importa en absoluto el tamaño, pero es necesario que disponga de controles manuales que nos permitan ajustar la velocidad de obturación y la apertura del diafragma. Estos son los dos mecanismos básicos con los que controlamos la cantidad de luz que pasa a través del objetivo.

 

EL SITIO.-
Esto puede parecer bastante obvio, pero no lo es. No hace falta buscar grandes cascadas o caídas de agua desde gran altura. Pero es fundamental que el agua corra con fuerza. Con la suficiente fuerza como para que haga algo de espuma, que no es otra cosa más que burbujas de oxígeno que se forman y liberan con el golpeo de unas gotas con otras. Esta espuma es lo que al final veremos como un halo blanco.

 

UN TRÍPODE.-
Hemos dicho que queremos utilizar tiempos de exposición largos. Estos tiempos van a ser mucho más largos que los que nos permiten realizar una foto a pulso. Por ello, necesitaremos un trípode. Y esta vez no nos va a servir cualquiera.

Por motivos de seguridad deberemos mantener nuestra cámara lo más alejada posible del agua. La humedad es muy dañina, y puede hacer que nuestra cámara deje de funcionar en cualquier momento. Por eso, no solo hay que preocuparse de que nuestra cámara caiga al agua. También es importante que no entre humedad. Y para ello, cuanto más alejada de salpicaduras, mejor.

Por ello, será preferible utilizar un trípode alto a optar por uno de esos de bolsillo. No obstante, siempre que garanticemos la seguridad de nuestro instrumental eléctrico, cualquier trípode nos servirá.

 

VELOCIDAD DE OBTURACIÓN BAJA.-
Esta es la clave. Si conseguimos una velocidad de obturación lo suficientemente baja, habremos logrado el objetivo perseguido. Pero no sirve con poner una velocidad de obturación baja, ya que tendremos que ajustar el resto de valores para que la fotografía no salga quemada al forzar la velocidad de obturación.

 

APERTURA DE DIAFRAGMA MÍNIMA.-
Seleccionando la menor apertura del diafragma (número f más alto) que nos permita nuestro objetivo estaremos consiguiendo dos cosas.

La primera, una profundidad de campo lo mayor posible, algo recomendable en líneas generales en fotografía de paisajes, salvo que queramos utilizar la profundidad de campo como un elemento compositivo más.

La segunda y más importante es que nos permitirá contrarrestar la luz que entra a través de nuestra lente con velocidades de obturación lentas.

 

SENSIBILIDAD ISO BAJA.-
Cuanto más bajo sea el valor ISO seleccionado en nuestra cámara, más tiempo de exposición necesitará la cámara para hacer la foto en condiciones aceptables. No olvides comprobar la configuración de la sensibilidad ISO, porque pudiera ser que la hubieras subido en algún otro momento, haciendo que quede sobreexpuesta la imagen con velocidades de obturación lentas.

 

ESPERAR A QUE HAYA POCA LUZ.-
Cuanta menos luz haya en el sitio, mucho mejor. Mejor porque la cámara necesitará exponer durante más tiempo, y esto favorecerá nuestro propósito. Por lo tanto, puedes esperar a que el lugar quede a la sombra, o hacer las fotos al amanecer o al atardecer.

 

UTILIZAR UN FILTRO DE DENSIDAD NEUTRA.-
Existe un tipo de filtros especiales, los filtros de densidad neutra, que limitan la cantidad de luz que pasa a través del objetivo, sin afectar al color o a la nitidez conseguida en la imagen.

Con el uso de filtros ND necesitaremos abrir más el diafragma o bajr la velocidad de obturación para hacer el mismo tipo de foto que haríamos sin el filtro en otras condiciones.

No obstante, recalcar que no es en absoluto necesario el uso de este tipo de filtros para nuestro cometido. Simplemente, nos ayudará por limitar el paso de la luz.

 

CONTROLAR LA EXPOSICIÓN DE LA CÁMARA.-
Uno de los fallos comunes que se produce en este tipo de fotos es que, dependiendo del tipo de medición de la luz que haga la cámara, podemos “quemar” la zona blanca del agua. Esto se produce normalmente cuando utilizamos una medición promediada con la cámara.

Una buena práctica, si nuestra cámara lo permite, es ajustar la configuración para subexponer un par de puntos. De este modo conseguiremos mantener el detalle de la zona de la espuma del agua sin que esta se convierta en una mera mancha blanca.

Un ejemplo de todo esto que os digo son estas tres fotografías que os presento


FOTO 1

Esta imagen fue tomada en Espinaredo (Asturias), a las 13,17 horas del 6/11/2004. El autor de la misma es Fernando de Silva.
Datos de interes:
Camara Canon 20D
Objetivo: zoom 28-105 mm
Focal: a 82,o mm
Iso: 100
Velocidad: 1 segundo
Diafragma 8,0

Agua en Movimiento 1 By Fernando de Silva

 

FOTO 2

Esta imagen no tengo información sobre ella, pero realmente es espectacular. La única duda que tengo es el tamaño real de la misma, ya que no hay ciertas referencias para tal cuestión y la cámara, tiene toda la pinta de estar apoyada sobre alguna roca, para así tener una visión a “ras” de agua.

Agua en Movimiento 2 By Calietu

 

FOTO 3

Esta imagen fue tomada en las aguas termales de Costa Rica, másconcretamente en “El Rincón de la Vieja“. La autora de la misma es Isabel Díez.

Agua en Movimiento By Isabel Díez
Anuncios

Ideas para hacer Fotos en un Bosque

Un problema típico que tenemos es la falta de imaginación a la hora de hacer fotos. Tendemos a hacer siempre las mismas fotografías: misma orientación, mismo punto de vista, mismos detalles… Hoy vamos a ver 8 puntos a tener en cuenta a la hora de hacer fotos en un bosque para que la próxima vez que salgas a pasear vuelvas con fotografías más creativas o al menos más variadas, dando un enfoque “diferente” a tu trabajo.

Bosque Otoñal

EL BOSQUE EN UN DÍA NUBLADO.-

Los días nublados crean una atmósfera muy especial en un bosque. Al dejar pasar la niebla entre los árboles, aumenta la sensación de profundidad entre el frente y el fondo de la imagen.

La aparición de la niebla entre los árboles transmite multitud de sensaciones asociadas normalmente al miedo o la inquietud.

No desaproveches la ocasión de hacer fotos en un día nublado. Planteate este tipo de cosas en lugar de pensar que el clima no acompaña para pasear y sacar buenas fotos.

Día Nublado

EL BOSQUE EN UN DÍA SOLEADO.-

Cuando la vegetación es lo suficientemente tupida, el contraste de luces y sombras que se produce crea también una atmósfera muy característica.

Los rayos de luz que consiguen atravesar las ramas aparecen en forma de haces que iluminan la escena de forma irregular, potenciando el contraste de luces y colores.

Al igual que ocurrre en las escenas con niebla, una imagen con estas características es capaz de transmitir muchas sensaciones, aunque esta vez ligadas a paz y tranquilidad.

Únicamente tienes que tener un poco de cuidado a la hora de controlar la exposición. El fuerte contraste de luces y sombras puede engañar a la cámara a la hor de leer la luz, sacando las zonas de luz quemadas. Después de disparar, y si tu cámara lo permite, comprueba el histograma de la foto o pon un modo de previsualización que te muestre las zonas que se hayan podido quemar.

Día Soleado

LAS RAICES DE LOS ÁRBOLES.-
Existen ciertos tipos de árboles que dejan parte de sus raíces fuera de la tierra. Si os topais con uno de estos árboles, no dejeis de retratar el detalle de las formas que trazan sus raíces cuando quedan al aire.

Las raíces del árbol pueden dibujar formas extrañas y a veces divertidas. Sus líneas curvas nos permiten además jugar con la composición a la hora de dirigir la mirada de qiuen está contemplando nuestra fotografía.

Estudia con detenimiento las raíces y podrás comprobar como aparecen ante tí multitud de detalles y formas curiosos que querrás transmitir al resto a través de tus fotografías.

Las Raíces

LA CORTEZA DE LOS ÁRBOLES.-

En función del tipo de árbol, también su corteza puede tener mucho que transmitirnos. Existen árboles con cortezas muy lisas, apenas sin texturas, pero hay otras variedades cuyas cortezas pueden mostrar formas y texturas muy interesantes para fotografiar, presentando estructuras caprichosas.

Observa las cortezas de los árboles con detenimiento y te sorprenderás de lo mucho que pueden llegar a transmitir en ocasiones.

La textura de la corteza te permitirá trabajar bien los detalles en ciertas condiciones de iluminación. También podrás sacar muchos detalles en zonas húmedas donde el musgo o los hongos compartan espacio con el tronco del arbol, o los nudos e irregularidades del tronco dispongan formas caprichosas que te sugieran parecidos con otros elementos de la vida cotidiana.

La Corteza

LAS HOJAS.-

¿Cómo son las hojas de los árboles que ves? Prueba a fotografiar el detalle de una rama, sacando un plano cercano de una parte de un árbol. No tienes porque sacar siempre el árbol entero.

También puedes centrarte en el detalle de una única hoja. Al igual que nos ocurre con las raíces o la corteza, muchas veces nos quedamos en una visión global del árbol y no centarmos la atención en sus hojas. Su forma y combinación de colores te puede permitir crear buenas composiciones, y siempre ofrecerá información a quien vaya a ver tus fotos.

Las Hojas

JUGANDO CON EL BLANCO Y NEGRO Y EL COLOR.-

La naturaleza da mucho juego para convertir tus fotos a blanco y negro o aplicar algún virado. En función de las condiciones de luz y color te puede interesar convertir las fotos de color a blanco y negro.

También puedes probar a pasar toda la imagen a blanco y negro, dejando algún detalle en color para resaltar ese elemento en el que centrar la atención.

Piensa en el detalle o detalles que quieres resaltar a la hora de elegir una combinación de blanco y negro con color, o cómo quedará la fotografía pasándola a blanco y negro en caso de optar por la desaturación de los colores.

Blanco y Negro y Color

LOS CAMINOS Y LAS CURVAS EN FORMA DE S.-

En cualquier entorno natural encontrarás caminos hechos por el hombre que formarán curvas zigzagueantes. Las curvas son un elemento compositivo muy fuerte que ayudan a dirigir la mirada marcando una ruta que nos permite recorrer la foto con la vista.

Aprovecha las curvas que encuentres para dirigir la mirada hacia el punto de interés que consideres en tu foto y determinar cómo debe recorrer la vista la imagen.

Caminos y Curvas

EL CONTRASTE DE COLORES.-

En ciertas épocas del año encontrarás una gran variedad de colores en los bosques.

En otoño el color verde se transforma en combinaciones de rojos, ocres y amarillos que dotan a los árboles de un aspecto muy especial.

En invierno, el hielo y la nieve pueden cambiar los tonos de la vegetación y aportar otras gamas de colores que no se encuentran el resto del año.

En primavera, lo tonos verdes comenzarán a surgir de nuevo y pueden verse acompañados de otros muchos colores aportados por flores silvestres.

No dejes de visitar con tu cámara un espacio natural en una época del año diferente a la que estés acostumbrado. Puedes sorprendente del aspecto tan diferente que encontrarás, redescubriendo ese sitio que ya creías conocer.


Consejos para Hacer Fotografías de Otoño

1. HAZ FOTOS AL AMANECER O AL ATARDECER.-
Las mejores horas para hacer fotos son al salir el sol y antes de que éste se ponga. A estas horas, el ángulo de incidencia de la luz solar hace que se resalten las tonalidades amarillentas y rojizas de las hojas de los árboles. Programa tus salidas en la medida de lo posible y evita las horas centrales del día cuando vayas a hacer fotos. Conseguirás mucha mejor luz al amanecer y al atardecer.

 

2. COMBINA DIFERENTES COLORES.-
En función del tipo de árbol, podrás encontrar muchas variantes de tonos rojizos, amarillentos, verdes y marrones. Prueba a realizar composiciones fotográficas en las que aparezcan varias especies vegetales, consiguiendo combinaciones de diferentes tonos para mostrar la variedad de los colores del otoño.

 

3. JUEGA CON UN ÚNICO COLOR.-
Al igual que un buen recurso es variar los colores, puedes también trabajar un único color. Dentro de un mismo árbol podrás encontrar diferencias sutiles en las tonalidades que te permitirán jugar con la riqueza de un único teórico color.

 

4. NO OLVIDES LA FOTOGRAFÍA EN MODO MACRO.-
No pienses únicamente en fotografías paisajísticas con distancias focales cortas. El otoño da posibilidades muy interesantes a la hora de mostrar los detalles. Prueba, por ejemplo, a fotografiar hojas, jugando con la gradación del tono que muestren.

 

5. PRUEBA DIFERENTES ÁNGULOS.-
Cambia constantemente de posición. No te quédes únicamente en la cásica foto desde el punto de vista quie tienes cuando te encuentras de pie, con la cámara a la altura de los ojos, mirando hacia delante. Levántate, agáchate, gira la cámara, títare al suelo, súbete a algún alto… Cualquier variación sobre la posición natural que uses a la hora de hacer fotos generará interés el la foto resultante.

 

6. PREPÁRATE PARA LOS CAMBIOS DÍA A DÍA.-
Los efectos de la estación otoñal se pueden apreciar día a día. No te descuides y observa el entorno que quieras fotografiar, si estás familiarizado con él, para no dejar escapar lo días en los que los árboles muestren sus mejores tonalidades, antes de que pierdan todas las hojas de sus ramas. Ten en cuenta también que en las cims de las montañas la estación avanza de otra manera, afectando a los árboles de forma diferente en función de la altura.

 

7. HOJAS, HOJAS Y MÁS HOJAS.-
El elemento diferenciador del otoño son las hojas de los árboles. Pero no es necesario que estén en las ramas de los árboles. Centraté en un árbol, o en una rama, o en unas cuantas hojas. Busca hojas en el suelo, sobre una piedra, amontonadas en el la orilla de un río. Tarta de sacar la esencia del otoño en tus fotos.

 

8 BUSCA EL AGUA.-
Los árboles junto a las distintas fuentes de agua ofrecen posibilidades muy interesantes a la hor de obtener buenas composiciones en tus fotos. Busca ríos, lagos, cascadas, saltos de agua, … Los reflejos de los árboles en el agua aportarán una fuerza espectacular a tus fotos. Si dispones de una oportunidad de reflejar los colores en el agua, no la pierdas. Puedes trabajar también técnicas de fotografía del agua en movimiento en esta época del año. El colorido del entorno natural proporcionará un buen marco para este tipo de fotos.

 

9. AJUSTA EL BALANCE DE BLANCOS.-
Si no estás disparando en RAW porque tu cámara no lo permita (cómo, ¿que tu cámara tiene RAW y no lo usas aún? Entérate de las diferencias entre RAW y JPEG), ajusta el balance de blancos de tu cámara al modo nublado para conseguir unos colores más vivos.

 

10. PRUEBA A SUBEXPONER UN POCO.-
La medición de tu cámara puede jugarte una mala pasada si el Sol se filtra a través de las hojas amarillas con suficiente fuerza. Para conseguir unos colores bien expuestos, prueba a subexponer un poco la foto. De todos modos, si tu cámara dispone de histograma, fíjate bien en la información que te proporciona después de cada toma, porque es la mejor referencia que tendrás de lo bien o mal que estás haciendo las fotos en lo que a exposición se refiere.

 

11. SI TIENES UN FILTRO POLARIZADOR, ÚSALO.-
Los filtros polarizadores resultan muy útiles haciendo fotos en un entorno natural por dos motivos fundamentales:

  • Por un lado, eliminan reflejos sobre superficies no métalicas, como es el caso del agua. Tanto si estás haciendo fotos donde haya una fuente de agua como un río o un lago, como si no la hay pero las hojas tienen acumulada agua por la humedad, el filtro polarizador te ayudará.
  • Por otro lado, los filtros polarizadores realzan el colorido de las plantas.

 

12. SATURA LOS COLORES.-
Cuando estés en casa y ajustes tus fotos, prueba a saturar un poco los canales rojo y amarillo. También puedes probar a aplicar un filtro amarillento para dar un tono más cálido a la escena, si acaso el ajuste del balance de blancos no lo ha hecho de por si.

 

13. PREPÁRATE PARA LA CLIMATOLOGÍA.-
Aunque no sea un consejo sobre fotografía en sí, creo que es crucial recordarte que, si vas a pasar varias horas fuera con tu cámara, te protejas adecuadamente tanto tí como a tu material fotográfico. El tiempo en esta época del año suele ser fresco y húmedo, y puede ser bastante cambiante. No hay nada peor a la hora de hacer fotos que no estar agusto. Sentirte frío o mojado no te ayudará a sacar lo mejor del otoño con tu cámara. Y como tu equipo se moje o se estropee, te acordarás de tu salida fotográfica por una buena temporada.


¿Tenéis vuestra pantalla ajustada?

Esta gráfica de nuestra buena amiga “Vamp” de “Sólo Fotografía“, os puede decir si tenéis o no la pantalla desajustada (o mal calibrada), para ver fotografías, fijaros en las tiras de grises.
 Según “Vamp“, deberemos ver sólo la tercera fila completa en su gama de grises, cuando digo completa, es que tienen que verse TODOS LOS TONOS desde el 0 al 100 perfectamente distinguidos unos de otros, con la luz que normalmente tenéis en la habitación donde esta el monitor.
 Sino lo tenéis así, entonces no tenemos bien calibrado nuestro monitor. Hay dos opciones de realizar este proceso, una de forma manual, regulando el brillo y conraste de nuestro monitor, con algún programa e incluso a ojo, y otra de forma automática con un colorímetro.

Escala de Calibración del Monitor


Como un rayo de luz

Nueva imagen (con las explicaciones de cómo se hizo la foto, por el propio autor). El autor de la misma “Mruiz“. Os dejo su dirección flickr para ver algunos trabajos más suyos.

“En Lugo, después de visitar la playa de las Catedrales, paseábamos unos amigos y familiares. Algunos empezaron a avisarme y a señalar hacia un cabo. Toda la costa estaba cubierta y de pronto surgió ese fogonazo que iba barriendo el mar. Durante unos segundos la posición era la ideal, cerca de la costa y con las aves cerca. La visión me recordó de repente una canción de Silvio Rodríguez que habla de un ‘Rabo de nube’. El nivel de contraste es lo que más me ha costado, después de muchos intentos esta imagen es el resultado. Uno de los amigos que vio el momento me preguntó unas semanas después acerca del fogonazo, lo que parecía una moneda de oro en el agua. Le encantó la fotografía, era como recordaba. La hice el 5 de julio de 2010. Espero que os guste”.

Rabo de nubes sin vacas By Mruiz

De los aspectos técnicos resaltamos que la cámara empleada es una Nikon D90 con un objetivo Nikon 18-200mm F/3.5-5.6 VR. La velocidad de disparo es de 1/800 segundos, la abertura de diafragma de f/18, la sensibilidad se estableció en 200 ISO y la distancia focal en 150 mm.